Posteado por: testing4u | marzo 6, 2009

friday afternoon — friday afternoon…

“Summer afternoon — summer afternoon; to me those have always been the two most beautiful words in the English language.”
-Henry James

Sería difícil elegir el momento favorito de la semana.

La semana tiene 7 días o 168 horas. Por lo general suena menos tiempo disponible decir “72 horas” a 3 días y tal vez siguiendo esa misma lógica decir 7 días suene a menos tiempo que decir “una semana”. Esa fragmentación del tiempo llevada al extremo nos lleva a cuestionarnos nuevamente si en realidad aprovechamos el tiempo que estamos en la Tierra.. pero eso ya es motivo de otro post.

A lo que voy es que si tuviera que elegir mi momento predilecto de una semana, tendría bastante de dónde escoger:

Podría decir que es el lunes a primera hora pues, así como cada mes es motivo de refresh (no se diga cada año), cada semana es una oportunidad de replantear metas y objetivos y los días nos esperan formaditos como crayones en su cajita esperando obtener una personalidad otorgada por nuestras vivencias semanales.

O podría decir que el miércoles por la tarde pues es el día del cine al 2×1 y además ya sólo quedan dos días laborales más. Afortunadamente aquí la “work-week” tradicional nos hace un gran favor al dividir la semana en “semana” y “fin de semana”, por lo que escoger puede resultar un poco más sencillo.

Siguiendo esta pauta podría decir que el sábado a mediodía: El lunes está todavía muy lejos, hemos tenido un viernes loco y ya hay planes para más al rato… además la rodada del día estuvo bien y la de mañana pinta mejor. El sol no parece tan inclemente y al parecer tenemos más de un quinto en el bolsillo. Pero… es un momento solamente y para pronto ya nos acercamos a la mitad del fin de semana.. y todos sabemos que luego de la mitad ya estamos más para allá que acá.

Pero el viernes por la tarde…

DSC02353 (by broken glass)

ohh.. los viernes por la tarde…

DSC07806 (by broken glass)

Creí que era mi imaginación, tal vez ocasionada por la confusión general que varios viernes con clases hasta 4, 5 pm nos provocan (aunque afortunadamente ningunas como las que terminaban a las 8pm en viernes que estuve tomando en Francia.. era triste ver el sol desaparecer desde el salón de clases). En 5to semestre yo tenía un laboratorio (muy confuso también, jajaja como todo lo demás durante ese semestre, jajaja) que me mandaba a salir a las 4pm. Sucesivamente me han tocado circunstancias similares y van varios semestres que igual salgo hasta las 4:30pm.

Ahora bien… es en esa hora en particular… entre las 4 y las 6:30pm que hace de un viernes algo tan especial. Hay algo en el ambiente que es simplemente mágico. Pareciera que durante esos minutos la semana completa estuviera en un equilibrio estático, como una balanza que está a punto de inclinarse al lado contrario pero todavía no se encuentra quite there yet. El tiempo parece detenerse, la temperatura parece pasar a segundo plano y a momentos el cielo es lo único que nos recuerda que la vida continúa.

Anduin 01-02-25 (by broken glass)

Es una especie de estado de sopor y transición entre una estructura impuesta por externos (por generalizar) y la aventura que nos hayamos formulado durante la semana. Además, es el momento en el que el lunes está más lejos todavía, evitándonos la pena de tener que responder ante obligaciones de corto plazo. No sé si sea una atmósfera comunal (para aquellos quienes creemos en la energía colectiva, la buena (o mala) vibra, en la metafísica y demás fumadas) pero me canso que hay algo peculiar en el ambiente.

Nada como un buen viernes por la tarde para darse una refrescante vuelta al cerro del mirador y agarrar energías para el fin de semana. Fuera estrés de la semana, venga diversión del “finde”. En su defecto, las historias de quienes todavía rondan el pasillo enfrente de biblio siempre son interesantes.

2006-05-14 Atardecer Lluvia (DSC07408) (by broken glass)

En otras palabras, las tardes del viernes pueden llegar a ser las únicas oportunidades en toda la semana (al menos en semanas “pesadas”) de soltar la rienda y apoderarse del momento.

Además, hay algo mágico en el cielo, una especie de nostalgia por la semana que acaba de pasar y un recordatorio de que ya viene la inspiración de muchos: el sábado y el domingo.

DSC07784 (by broken glass)

Sólo dura una o dos horas ese viaje por una dimensión en la que tal vez lo único que importa es el presente… y después, la conciencia colectiva nos retoma nuevamente: de vuelta a la realidad (por más contradictorio que suene, jaja).

Sí… creo que es mi momento favorito de la semana.

Follow me on Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: